"Mi despertador conoció a mi bate de béisbol"

 
Mi despertador conoció a mi bate de béisbol esta mañana (Es broma!!)
 
Anoche me desvele has la una de la mañana trabajando & estudiando sobre todos mis proyectos. El sueño me dominaba desde las 8 de esa noche, pero no me di por vencido. Le seguí la lucha para seguir trabajando en edificar mis sueños. Pues ya cuando me acosté como a eso de la una de la mañana, me acosté con la intención de amanecer tarde. Pues el 'guardia' de mi alarma interpuso la paz, amor y pasión que había entro yo & la almohada. (Maldito sea!!) Pues sin pensar mas de un segundo, valore mis sueños & decidí levantarme a enfrentar un nuevo día. (Pues de todos modos tenía que apagar la mendiga alarma. Que adredemente coloque al otro lado de la recamara. L)
 
Aun desvelado, me arregle para poder salir a dar vuelta al gimnasio. Ya llevaba un buen rato desde que había tenido mi rutina fiel de ir. Estoy tratando de rejuvenecer la curva de mi lonja que refleja evidencia de parecer como un niño bon-bon. (Que burla.L)
 
Tiempo atrás aprendí a valorar hacer ejercicio que ayudaría con la circulación de la sangre. Cuando empecé con la rutina, no era nada fácil. Tomó tiempo para realmente empezar a realizar y sentir los efectos deseados. Después como eso de la tercera semana de estar en tal rutina, empecé a dormir mucho mejor. Dolores de espalda que debes en cuando sentía, desapareció. Con el tiempo despertaba refrescado & listo para enfrentar cada día con energía. Todo gracias hacer ejercicio.
 
Mientras planeaba escribir este artículo para el día de hoy, me acorde de un cuento de testimonio que escuche en la televisión cuando era yo muy joven. Me acuerdo de un señor te atento de tomarse la vida atreves de hacer ejercicio de exceso. Deja contarte esa historia desde un principio.
 
Este señor era un señor de edad, ya tenía hijos adolescentes. Pero no vivía feliz. El destetaba su puesto en el trabajo. A la vez su matrimonio le faltaba mucho y había mucha fricción entre él y su mujer.  Peleaban casi todos los días. La relación que él tenía con sus hijos también era uno triste lleno también con demasiado falta de respeto. Al llegar al hogar cada día, nomás sin ganas se dejaba caer el sobre el sofá a ver televisión. Su mujer ni cena le hacía a él. Comida rápida dominaba su dieta resultando en ser panzón. Por fin, el estrés combinado con su dieta contribuyó a una pobre estado de salud cardiaca.
 
Un día, se fastidio demás con la vida que llevaba, concluyendo con el deseo de querer morir. ¿Pero morir como, o sea de cuál manera? Después de días de estar pensando de cómo hacerlo de una manera en la cual si fallaba no existiera consecuencia o riesgo de no funcionar, concluyo que morir de un ataque al corazón seria de la mejor manera. Con la condición crítica que tenía el sería fácil. ¿Pero cómo? Entonces, escogió hacerlo atreves de correr & hacer que su corazón trabajara hasta que se diera por vencer.
 
Al día siguiente, al llegar a casa se cambió de ropa y dio para la calle. Sin hacer ruido, ni tomar un momento de reflejo salió sin pensar. ¿Acabo, no lo valoraban, a quien le iba a importar su partida? Pues a correr, correr y correr. Por más de una hora corrió. Le empezó a doler el cuerpo, pero no le importaba, todavía se empujaba a seguir con la intención de cansar de más el corazón. Con intención de morir corría. Le presaba pasión a la intención que tenía. Después otra hora de estar esforzándose, de pura exhaustico se cayó al lado de un camino ligeramente caminado por tráfico.
 
Sin estar consiente, a pesar de la caída y el desmayo por el cansancio de no poder seguir, su cuerpo se quedó dormido allí hasta las horas de la madrugada. Al despertar en las últimas horas de la noche, tristemente se levantó & empezó a caminar hacia su hogar. “Pues esta panzón atentara de nuevo después del trabajo.” Y así fue día tras día. Viendo que no tenía resultado, para incrementar el sufrimiento, dejo de comer para ver si la falta de alimentación podría contribuir a su favor. Pues cada día se caía aún más lejos de casa cada vez. Como que podría más & más cada día. Su esposa ni le preguntaba a donde iba o estaba de noche.
 
A medias de entrante de la tercera semana de seguirle a su meta, observo que empezó a recibir complementos de compañeros de trabaja al verlo bajar de peso. A la vez, su esposa empezó a ser meno fea con él, y empezó hacerle de cenar. La sorpresa que él se dio cuando llego una madrugada con una nota al lado de su cama de su mujer informando que le dejo su cena en el refrigerador ya hecho para que nomás lo calentara.
 
Ya que se estaba poniendo de forma, y con ya no ver televisión, nació un deseo de salir al campo acompañar a su hijo; para poder verlo practicar el futbol. Llego el día en el cual su esposa se animó acompañarlo a caminar a solar para también hacer ejercicio. Durante esas caminadas ella se enteró de todo su cuento. Con el tiempo arreglaron sus diferencias. La pasión ausente regreso a la recamara. La relación con sus hijos se mejoró.
 
Ya son una buena cantidad de años desde que yo personal mente escuche este cuento que este señor conto. Por alguna razón siempre se quedó bien grabada en el corazón para poder compartirlo con ustedes el día de hoy.
 
No todos que tienen los mismos problemas que este señor podrán tener los mismos resultados. Cada persona es diferente. Pero el objetivo del mensaje de hoy, es valorar cuidarse si mismo. Al poder cuidar el cuerpo de uno con ejercicio, no nomas podrá uno tener éxito con su salud…sino también le podría ayudar a uno mismo en diversa áreas de la vida. Dieta solamente no es suficiente. Ponerle carne a los huesos de uno ayuda de una gran multitud de maneras.
 
 
------------------------------------------------------------------------------
 
Ojala le haiga gustado el cuento de hoy. Si le gusto, favor de compartirlo con otras personas. A la mejor conoce usted a alguien a quien le haría bien leer esto.
 
¿A la vez, cuál es su opinión de lo sucedido? Ponme un comentario debajo para poder leerlo yo.
 
Posted in Español.